0

Centromem. Cosmética sin tóxicos.

Cosmética sin tóxicos. Un cambio necesario.

Centromem: La estética al servicio de la salud.

Un nuevo concepto de belleza

Nuestro centro ya no busca sólo resultados inmediatos con cosméticos que contengan tóxicos sino que apuesta por la única opción de cuidado de la piel que contemplamos: #TOXFREEBYMEM.

Y no es más que poner a la estética al servicio de la salud y no al revés.

Para ello es fundamental contar con una cosmética sin tóxicos.

¿A que se debe este cambio? A la consciencia y a la responsabilidad que conlleva quitarse la venda.

Vivimos en un mundo que cada día incorpora al mercado 3 tóxicos nuevos.

Se suman a los más de 140.000 que hay ya comercializándose en forma de productos de limpieza, tintes, impermeabilizaciones, anti adherentes, conservantes, fertilizantes, insecticidas, pesticidas… y un largo etcétera que incluye de manera importante los cosméticos.

De estos tóxicos aceptados por sanidad sólo se tiene información completa de una ínfima parte por separado.

Pero ¿Que pasa cuando entran en el organismo y se mezclan? De eso no se sabe nada.

Se comercializan en pequeñas dosis que en si mismas no deberían dañar aunque de forma conjunta suman más de lo que nuestro organismo es capaz de eliminar y se encuentra con el problema de ¿que hacer con ellos?

Estos xenobióticos (compuestos químicos que no pertenecen a la naturaleza) son lipofílicos y penetran en la membrana grasa que protege a la célula produciendo alteraciones incluso a nivel de ADN.

A veces se comportan como hormonas (disruptores endocrinos) alterando la función endocrina.

¿Cómo no hacer nada al respecto sabiendo esto?

¿Como no aportar una opción de cuidado de la piel ecológica pero con investigación científica que ofrezca resultados?

Dirijo este centro desde hace cuatro años y ahora puedo hacer algo acorde con mis principios, algo por los demás y por el medio ambiente.

Comunicar el peligro al que estamos expuestos diariamente es uno de mis fines pero también lo es ofrecer una alternativa, una orientación consciente para cuidar la piel, el órgano más grande que tenemos.

Os dejo este testimonio cargado de emotividad y verdad, de una mujer, que como yo, emprende esta lucha porque su madre sufre Sensibilidad Química Múltiple.

María Villaamil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *